Las grandes empresas tecnológicas ubican sus sedes europeas en Irlanda por sus bajos impuestos fiscales 0


Las empresas tecnológicas en Irlanda llegan a pagar entre un 2% y un 3% de impuestos fiscales del total de los beneficios obtenidos fuera de su país de origen

Fotografía de la entrada a la sede de Apple en Dublin, una de las empresas tecnológicas con sede fiscal en Irlanda

Sede fiscal de Apple en Dublin (Irlanda)

Las empresas tecnológicas han comenzado a instalar su sede central europea en Irlanda. El motivo de esta decisión es la polémica fiscalidad favorable que ofrece el país.

Empresas tecnológicas como Google, Apple o Microsoft son algunas de las que ya tienen sus sedes europeas situadas en Irlanda. Twitter es otra de las empresas tecnológicas que ha anunciado su expansión a Europa y la correspondiente ubicación de sus oficinas fiscales en Dublín, descartando la posible elección de Londres.

El motivo estratégico de las empresas tecnológicas al ubicarse en este país se debe a los bajos índices de fiscalidad a los que somete el gobierno irlandés a las empresas y especialmente a las del sector I+D.

El motivo de Irlanda para ofrecer estas ventajas a las empresas internacionales, no se debe únicamente a que esto pueda generar puestos de trabajo entre sus ciudadanos, sino a que la millonaria facturación que puedan generar empresas tecnológicas como Twitter se realicen desde el país.

Mientras que lo habitual en otros países europeos es que las empresas desembolsen un 20 o 25 por ciento del total de sus ganancias en conceptos como el impuesto de sociedades que tenemos en España, en Irlanda los impuestos equivalen tan solo a un 12,5% de sus ganancias totales.

Además de esta notable ventaja, las empresas tecnológicas obtienen aún más beneficios por trabajar este sector o por sus inversiones en I+D.

Por encima de todo esto, para muchas empresas tecnológicas, lo más importante es que las leyes irlandesas permiten transferir esos ingresos y beneficios a paraísos fiscales sin tener que pagar más impuestos por ello.

En conclusión, el resultado de estas medidas que ofrece Irlanda es que las empresas tecnológicas que ubican su sede europea allí pagan entre un 2 y un 3 por ciento de todos los beneficios que obtienen fuera de sus países de origen.

Esta técnica de abrir oficinas operativas en cualquier país de la Unión Europea pero con sede fiscal en Irlanda para conseguir esas reducciones de impuestos es conocida desde hace años y son muchas las empresas tecnológicas que han comenzado desde hace tiempo a hacerlo. Entre estas empresas del sector de la tecnología se encuentran: Apple, Google, MicrosoftHP, Intel, Facebook, Oracle, PayPal, Linkedin o el fabricante de videojuegos Zynga.

Otro de los destinos europeos preferidos para la ubicación de las oficinas fiscales de algunas empresas tecnológicas como Amazon España o Apple iTunes Store es Luxemburgo, que cuenta también con una serie de ventajas para las empresas.

Esta situación provoca que las empresas que quieran competir en el mercado han de trasladarse a países con ventajas fiscales como Irlanda para no tener un menor margen de beneficios que los competidores.

En el mundo empresarial los márgenes de beneficios entre competidores en un mismo mercado están en mucha ocasiones tremendamente equiparados y el hecho de pagar más de un 10% de impuestos frente a la competencia es una desventaja para las empresas que puede tener graves repercusiones incluso entre los mismos accionistas.

En este caso, las empresas tecnológicas han de usar estas estrategias fiscales que ofrecen estos países para no provocar una desventaja competitiva en su entorno.

La solución pasa por eliminar las grandes diferencias fiscales que se ofrecen en cada país a las empresas de cualquier sector y en especial el trato a las empresas tecnológicas, aunque para esto se ha de regular a nivel global, lo que podría implicar incluso a la prohibición de importaciones de productos más baratos a otros países. Por tanto, es un tema de dificil resolución que afectará, y mucho, al desarrollo de las empresas tecnológicas en Europa, al igual que a la evolución tecnológica de dichos países en los que se ubiquen estas potenciales empresas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *