Neuron ultima su ‘cubo de las ideas’: un gran centro de I+D en Alzheimer 0


La compañía espera desde 2013 por problemas eléctricos con Endesa para trasladarse al nuevo edificio en el PTS. La mudanza se iniciará antes de verano.

neuron-bio-granadaDesde hace tres años, un gran edificio de cubos de colores ocupa una parcela del Parque Tecnológico de la Salud (PTS) en la zona más próxima al campo del fútbol. Es la sede de la compañía Neuron Bio, empresa que nació como spin off universitaria y que está ubicada en el edificio BIC del Parque granadino, pero que desde hace ya unos años, con el desarrollo de su negocio, la ampliación de servicios y las necesidades de espacio, decidió contar con una planta propia. Un edificio que será un gran centro de investigación especializado en Alzheimer, la patología que centra los trabajos de la compañía, que ha ampliado negocio desde la búsqueda de futuros fármacos hasta los métodos de diagnóstico.

Por fin, tras tres años de espera, Neuron va a iniciar su tralado a la nueva planta. Hace unas semana que han recibido las licencias de ocupación y las de actividad, lo que pone fin a un trámite burocrático casi eterno. Un retraso motivado por problemas con la compañía eléctrica y el suministro al PTS, deficiencias que se han solucionado parcialmente aunque Neuron ha tenido que conformarse con menor potencia de la solicitada inicialmente. “Esto ha tenido un impacto negativo importante para el negocio de la empresa”, aseguró Javier Burgos, director general de Neuron Bio, que dirigió la primera visita al interior del ‘cubo de las ideas’-que comenzó a construirse en 2011-, como han denominado al edificio.

“Neuron ya no necesita ser incubada, necesitamos estar en nuestra casa para crecer, explorar negocios y abrir nuevas líneas, cosa que nos ha impedido el impacto negativo del tema del suministro eléctrico”, matizó Burgos. Con todo, están ilusionados en que este año termine con la compañía ya en su nueva sede. El plan es comenzar la mudanza antes del verano, un traslado que será progresivo por lo delicado del material a transportar y la dotación especializada del edificio.

Dentro, va a ser un centro de I+D totalmente preparado y diseñado por sus propios profesionales para ser lo más efectivo posible y ayudar a crear sinergias en el Parque con empresas, el hospital, la universidad “o quien quiera”. Porque están abiertos a que el edificio atraiga a otras empresas, investigadores, estudiantes… De ahí el nombre, el ‘cubo de las ideas’, que se lo inventó un investigador de la empresa.

La planta cuenta con 7.600 metros construidos y más de 4.000 metros de laboratorios en cuatro plantas sobre rasante y tres bajo suelo, en las que se han invertido más de 13 millones de euros. En la planta menos uno cuentan con dos animalarios que darán valor extra al edificio. Uno será de pez cebra (con capacidad para 40.000 unidades, uno de los más grandes), y otro de roedores. Todo rodeado de sus correspondientes salas de trabajo y laboratorios, que contarán con las últimas tecnologías y con salas pioneras. “El pez cebra es un paso intermedio en la investigación entre el trabajo primero con células y la última fase en ratones”, dijo Burgos. El objetivo es que el animalario lo puedan usar otros grupos de investigación o empresas también. Una de las características del animalario será que aplicarán la transferencia embrionaria para los animales que entren de forma que se evitará que los animales estén contaminados, siguiendo normas de calidad americanas a nivel farmacéutico.

En total, entre Neuron y Neol (filial de la compañía dedicada a la investigación de biocombustibles), son 60 trabajadores aunque la planta tiene capacidad para 120, por lo que podrán duplicar los puestos de trabajo. “Trabajamos con muchas empresas del parque y también podemos hacer de efecto llamada. Se puede interesar gente en saber qué se hace aquí”, explica Burgos, convencido en aprovechar las sinergias, aumentar la cooperación y abrirse a nuevas “ideas”.

Ahora, en el BIC, tienen que estar repartidos, usando recursos de otras instituciones, como animalario de la UGR e incluso con recursos de empresas en Madrid.

En el resto de plantas se dividen despachos y sobre todo laboratorios para los investigadores. Y otra ‘joya’, la planta piloto. Ahora la tienen en Ogíjares y se abrirá en el nuevo edificio, donde tendrán capacidad para dejar las investigaciones en la fase previa a la producción industrial. Trabajan con una microalga rica en DHA en estudios aplicables a la oleoquímica y la bioenergía con su filial Neol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *